Si lo piensas detenidamente, tres cuartas partes del planeta son mares. Lugares en los que habitan miles de especies animales, muchas de ellas muy introducidas en nuestra alimentación diaria. 

Y hablamos de pensar detenidamente porque el daño que hemos causado, probablemente, sea ya irreparable. Muchos estudios constatan las toneladas y toneladas ingentes de residuos tóxicos que vertemos al mar sin ni tan siquiera ser conscientes de ello. Todo esto tiene una consecuencia fatal: el fin de la vida marina como la conocíamos hasta ahora mismo. 

Trataremos de despertar vuestra consciencia y, como será imposible determinar el grado de responsabilidad individual de cada uno, al menos si seamos conscientes de lo que hacemos, y lo que es mejor, de lo que podemos dejar de hacer. 

Partamos de una premisa o verdad irrefutable: Las fronteras del mar son "invisibles" y entre todos los países se necesita colaboración y cooperación.

Así, en España tenemos La Ley de Protección del Medio Marino en base a la Directiva marco sobre la estrategia marina (2008/56/CE), en ella se define que:

  • Los Estados miembros deberán adoptar las medidas necesarias para lograr o mantener un buen estado medioambiental del medio marino a más tardar en el año 2020.
  • Se elaborarán y aplicarán estrategias marinas a fin de: proteger y preservar o recuperar los ecosistemas marinos, prevenir y reducir los vertidos al medio marino, con miras a eliminar progresivamente la contaminación.
  • Enfoque ecosistémico en la gestión de las actividades humanas: aprovechamiento sostenible que no comprometa el buen estado ambiental.
  • Coherencia de las políticas sectoriales, integrando las preocupaciones medioambientales.

En el apartado de "vertidos de tierra al mar", se añade que las competencias están concedidas a las Comunidades Autónomas. Precisamente la Comunidad Autónoma Balear quiere prohibir la comercialización de una serie de utensilios fabricados en plástico, tales como las cápsulas de café, platos, vasos y cubiertos de plástico, bandejas de plástico, bastoncillos de oídos y cuchillas de afeitar.

Es un anteproyecto de la Ley de Residuos y Suelos Contaminantes que recoge una serie de medidas restrictivas. Solo podrán venderse aquellos productos fabricados con material compostable.

Está claro que para que una Ley sea aprobada, intervienen multitud de factores y, sobre todo, intereses creados. De aprobarse este anteproyecto de Ley, entraría en vigor a partir del año 2020 (no está tan lejos, ya estamos a mediados de 2018).

En Francia, la Ley para la Recuperación de la Biodiversidad, la Naturaleza y los Paisajes del 2016 ya establece una limitación del plástico para reducir la contaminación en el mar, ya que la ley prohíbe las microesferas de plástico en los cosméticos a partir de 2018 y los bastoncillos de algodón con la varilla de plástico a partir de 2020.

En Reino Unido hay grandes superficies que ya, directamente, no venden bastoncillos de plástico como parte del movimiento de concienciación colectivo que se está generando.

Si este anteproyecto de Ley Balear se hiciera extensible a todas y cada una de las Comunidades, en un maravilloso "efecto mariposa" no solo estaríamos hablando de un gran avance desde el punto de vista medioambiental, sino también de salud para nosotros mismos. Debería de existir un claro y firme compromiso de todos en que, al menos en aquellos utensilios de uso diario, estuvieran en consonancia con el respeto al medio ambiente y a nuestra propia salud. Es factible y así debería de ser, readaptar éstos con materiales compostables, sostenibles y/o biodegradables.

Es por ello que nosotros hemos introducido numerosos cambios en productos y nuevas marcas han entrado en escena en nuestro espacio ecológico de Oviedo. Naturbrush, empresa comprometida con el medio ambiente, es una de ellas y hemos incorporado toda su gama de cepillos de bambú y bastoncillos de oídos 100% biodegradables.

LOS BASTONCILLOS DE OIDOS NATURBRUSH, ELABORADOS CON BAMBÚ Y ALGODÓN ORGÁNICO

¿Por qué el bambú es una de las mejores alternativas al plástico?

  • Crece y prospera sin fertilizantes, pesticidas ni aditivos químicos. Es muy resistente a enfermedades o plagas.
  • Su crecimiento es muy rápido ya que en unos 5 años estaría maduro, a diferencia de las décadas que tardan los árboles en crecer.
  • Al parecer, producen mucho más oxígeno que los árboles en una misma superficie cultivada.
  • No necesita ser replantado una vez que se corta para la cosecha.
  • Es antibacteriano y antimicótico gracias a uno de sus componentes, el Zhu Kun.
  • Su biodegradabilidad es muy rápida, disminuyendo el impacto medioambiental muy considerablemente. Esto es, es compostable y se descompone muy rápidamente y puede servir de abono natural para la tierra.

El bambú de NaturBrush es 100% MOSO, de la especie Phyllostachys edulis. Procede de los bosques de Ningbo, en China y suele medir entre 15 y 30 metros de altura. Cabe destacar que este tipo de bambú no sirve de alimento para los osos panda. Existen más de 200 especies de bambú, y el oso panda sólo se alimenta de varias especies, muy selectas para ellos.

Los bastoncillos están confeccionados con algodón orgánico certificado GOTS, cultivado libre de sustancias tóxicas y de todo tipo de pesticidas e insecticidas.

Se presentan en cajitas de cartón reciclable de 100 unidades.

EL CEPILLO DE DIENTES ADULTO E INFANTIL, ELABORADO CON BAMBÚ 100%

  • Cepillo de dientes Naturbrush fabricado en bambú biodegradable que respeta el medio ambiente.
  • Mango con forma cilíndrica y con color del bambú natural.
  • Medidas del cepillo: Largo 188mmm (aprox.) Ancho 18mm (aprox.)
  • Las cerdas están hechas de materiales biodegradables: Nylon4 y filamentos de fibra de bambú.
  • Libre de BPA (Bisfenol)
  • Recubrimiento de colores en: Bambú natural, verde, rojo y azul. Las tintas utilizadas son ecoprint (ecológicas).
  • La vida útil del cepillo de dientes según recomiendan los dentistas es de uno a tres meses.
  • Se recomienda mantener en un lugar seco, tras su utilización.
  • Garantizamos máxima higiene gracias a que todos los materiales tienen propiedades antibacterianas.

Desde Ekko Biomarket instamos a todos los que estáis leyendo este pos a no verter los bastoncillos de oídos por el váter, ya sean de plástico o de materiales biodegradables. Los primeros llegan a los mares en forma de microplásticos o, en algunos casos en su forma original, envenenando a animales y destruyendo ecosistemas. Los segundos Los son compostables, por lo que pueden ser depositados en la basura de orgánico o directamente enterrados en el jardín de tu casa, en el bosque más cercano...

Fuente: Rueda Natural